KSG Experiencias en Madera

Diseñamos y construimos Mobiliario para niños, inspirados en la filosofía Montessori.


La Crianza Respetuosa

Educar y formar a un niño desde su nacimiento y durante toda su crianza es una de las tareas más importantes que puede desarrollar un ser humano. Brindarle herramientas a lo largo de su vida para fortalecer su bienestar emocional lo es todo para una madre. En este post hablaremos sobre qué significa la crianza respetuosa.

Se define como una forma de vida y se fundamenta en los principios de amor incondicional, empatía, igualdad y respeto por nuestros hijos.

La crianza respetuosa se basa en entender al niño y sus necesidades. A menudo se ignoran estas necesidades y se pasan por encima. La crianza respetuosa se centra en empatizar con el niño y darle voz. Aquella que él no puede expresar porque no sabe o puede.

Pasar de la teoría a la práctica no es fácil. Hemos leído, escuchado y hablado del tema cientos de veces y tenemos claro lo que queremos y lo que no queremos. Pero a la hora de la verdad, cuando nuestro hijo no hace aquello que le pedimos, en los momentos más tensos del día, nos sale aquella palabra que no queríamos decir.

A veces podemos levantar la voz o amenazamos a nuestro hijo sin esto o aquello, seguido del sentimiento de culpa enorme que eso conlleva. ¿Y porqué me pasa? te puedes preguntar. La realidad es que sabemos mucho pero no lo tenemos integrado en el plano emocional. Venimos de un paradigma distinto: nuestras madres y nuestras abuelas educaban de una manera distinta.

Lo cierto es que educar a un hijo es una de los retos más difíciles que existe. No hay fórmulas mágicas. Si queremos educar con conciencia nos vamos a topar con nuestras luces y con nuestras sombras. A pesar de que nuestros padres lo hicieron de la mejor manera que supieron, nosotros fuimos criados en otro modelo distinto y seguimos arrastrando heridas emocionales que nos han alejado de nuestra esencia.

Para integrar e incorporar la crianza respetuosa como forma de vida es necesario redescubrir nuestra historia, entender lo que fuimos y lo que somos, conseguir el respeto que nos merecemos a nosotros mismos.

El respeto es fundamental para establecer relaciones sociales en la sociedad actual.

La crianza respetuosa implica también ser coherentes, solemos respetar en general, no sólo a nuestros hijos. Si les estamos enseñando a respetar, debemos nosotros también ser respetuosos – aprenden más del ejemplo que damos que de lo que sale de nuestras bocas. La falta de coherencia en este respecto no sólo sería absurda sino contraproducente porque causaría mucha confusión en los niños.

iniciar chat
Hola, muchas gracias por contactarnos ¿En que
te podemos ayudar?